10 COSAS QUE LOS QUE NO TIENEN PERRO DESCONOCEN

Cachorro mordiendo zapato

Los cachorritos adoran mordisquear lo que encuentran en el suelo, por ejemplo zapatos

1. La temible etapa de la dentición.

Cuando son cachorros los perritos son separados de su mamá porque empiezan a desarrollar sus dientes y le hacen daño al lactar. Al igual que los humanos sienten fastidio en las encías y buscan objetos para morder. Así he visto la destrucción y pérdida de cientos de soles en pantuflas, botas, patas de sillas, peluches, botellas, y cualquier cosa que pudiera encontrarse en el suelo, es decir en la propiedad de mi perrita.

2. Odian estar solos

Y más que odio es temor. Genéticamente dispuestos a vivir en manada los perros sufren mucho cuando los dejas solos. Cualquier salida tuya puede significar un viaje sin retorno y aúllan, rascan, empujan tratando de no separarse de ti y que no los dejes atrás. Mis vecinos me han contado que mi perra no deja de llorar hasta que volvemos a casa. Incluso a veces llora habiendo gente con ella, porque uno de sus humanos más cercanos salió.

3. Rascan el suelo o la cama antes de acostarse

Aunque les he visto hacerlo en diversos momentos, es más frecuente rascar insistentemente ya sea la loseta, el parquet, la tierra o si se encuentran subidos en una cama, rascan la sábana o lo que haya encima. Una vez estuvimos en la playa y tuvo mucho sentido la rascada pues retiró la arena caliente y encontró un lugar más fresco para acostarse. Mi perra puede quedarse hasta medio minuto rascando con fuerza y arañando mi sábana.

4. Los perros nos entrenan para que entendamos lo que quieren

Aunque no hablan logran llamar tu atención hacia aquello que les interesa o preocupa. Mi perra rasca sus platos cuando quiere más comida, me señala su correa con la nariz cuando quiere salir a pasear, me lleva hacia su pelota cuando quiere jugar, me rasca la piel cuando quiere subir a la cama conmigo y siempre entiendo qué necesita.

5. Cualquier momento es bueno

Los perros pueden dormir, comer, jugar a cualquier hora. Se adaptan a los hábitos de sus humanos pero si decides despertar a las 3am es muy probable que tu perro despierte, se estire y luego te siga a donde vayas. Una vez desperté para ir a la computadora y mi perra empezó a dar saltos pensando que iríamos de paseo, pero terminó echada a mis pies mientras trabajaba.

6. Controlan su mordida

Los perros no tienen manos para hacerse cosquillas entre sí pero se las arreglan para jugar entre ellos colocando sus hocicos en posición de mordida ya sea en el lomo o cerca del cuello de otros perros. Pero si están jugando, no apretarán la mandíbula y sucede lo mismo cuando están con humanos, difícilmente harán daño pese a que capturen tu brazo o alguna parte de tu cuerpo en su hocico mientras juegan. Son conscientes de que pueden herir y se contienen.

perrito durmiendo

Los perritos tienen sueños también y pueden ser pesadillas a veces

7. Los perros sueñan

Hacen movimientos mientras duermen que se parecen a caminar o correr, se agitan como si estuvieran viendo una película de terror o disfrutando del parque, aúllan de manera a veces aterradora en medio de la noche sin haber abierto los ojos o la boca. Muchas veces tengo que despertar a mi perrita para que se de cuenta que todo ha sido una pesadilla, le digo “Hachi!” a veces 2 ó 3 veces hasta que abre los ojos, levanta la cabeza, para luego acostarse y seguir durmiendo.

8. Sienten arrepentimiento o vergüenza

Varias veces he pescado infraganti o regañado a mi perra por haber encontrado una travesura suya y estando ella presente. En el acto le he llamado la atención y he visto claramente cómo ha entendido mis gritos, ha dado media vuelta agachando la cabeza en un ademán de encoger los hombros y se ha ido caminando lentamente con el rabo entre las piernas.

9. Evitan el camino a la veterinaria

Mi perra sabe cuando doblamos la esquina hacia donde nos dirigimos y frena en seco adheriendo sus patas al suelo. La única forma de hacerla entrar es cargada ante las risas de los vecinos y transeúntes. No es la única que he visto entrar cargada a la veterinaria o salir despavorida de ella.

10. Son irremediablemente felices

Siempre viviendo el presente y disfrutando cada cosa, descubriendo aromas alrededor, explorando todo, reconociendo sonidos, dando cariño gratis, disfrutando del cariño que reciben. Si quieren algo van por eso, así como cuando se les ha antojado algo de lo que estás comiendo. Expresan claramente sus sentimientos con el cuerpo y con sinceridad.

Video divertido: Perritos soñando!